Revolución es hacer cada día de nuestro pequeño espacio, un lugar digno de habitar
"La Maldita Máquina de Matar" Pinchevsky/ Medina

sábado, julio 30, 2011

Palabras con Leopoldo Marechal - definición del peronismo -

Declaraciones hechas al semanario "Juan" (7 de junio de 1967). Francisco Urondo.
" (...) Yo no era un político; era un adherente y un combatiente. Fui, soy y seré peronista. me sigo sintiendo peronista. para mí el justcialismo es la única solución para la Argentina. Incluso los países. incluso los países socialistas están encontrando su solución en la tercera posición que siempre alentó el justicialismo (,,,)" "(...) al peronismo le faltó tiempo (...)
"(...) primero se hizo el movimiento y luego la doctrina. El planteo teórico justicialista es casi perfecto pero no se cumplió. No se puede hacer una reforma agraria expropiando algunas tierras nada más..."
"(...) Soy peronista. El peronismo que fue cristiano, digan lo que digan, transformó una masa numeral en un pueblo esencial. hay una vieja y pequeña Argentina, representada por la oligarquía, que se obstina en no terminar de morir. pero todo mejoramiento social que no se funde en la caridad crística no puede crear una felicidad trascendente".

Declaraciones realizadas al mismo medio el 27 de julio de 1967. Juan Gelman.
"Nunca fui, no soy político. Yo votaba por el viejo Partido Socialista , que traía en su plataforma cosas a las que yo aspiraba en el orden social y que, es innegable,, hizo obra. Después fui concibiendo aspiraciones en el orden nacional y popular, que se mantenían en el Parnaso teórico de mis propias doctrinas y entretelas. Cuando se produjo el 17 de octubre de 1945 - y antes aún -, vi que las 5 ó 6 ideas básicas del movimiento justicialista, con las que coincido, tenían la posibilidad de ser llevadas a la práctica, superando el Parnaso teórico donde, en mí, las confinaba. Por eso me plegué al movimiento desde su primera hora. No fui senador, ni diputado, ni ministro, ni subsecretario. Seguí, en cambio, mi carrera docente... que terminé jubilándome. En ese terreno, fui aportando material de doctrina en el orden educativo y cultura".

Otras declaraciones sobre el peronismo.
"Con gusto lo haré, ya que, a mi juicio, es y continuará siendo uno de los grandes temas nacionales. cada vez que mo lo piden, hago primero la distinción entre la "doctrina justicialista" o su planteo teórico, y lo que fue la "primera encarnación" de esa doctrina. Como sistema político económico social, yo diría que el justicialismo es perfecto; se basa en una doctrina de "tercera posición", ubicada entre un "capitalismo" agonizante y un "socialismo" extremo que lucha todavía, creo que inútilmente, por adaptarse al rigor abstracto de sus teorías a las contingencias de un mundo real y concreto, y que se desdice y agota en esa lucha estéril. Por el contrario, el "justicialismo", lejos de fomentar una "lucha de clases" en verdad suicida, trata de armonizar y jerarquizar las "clases" entre sí, para que cada uno cumpla la función que le es propia en el organismo social, porque cada "clase social" no es un conjunto de hombres agrupados arbitrariamente, sino una función necesaria e inalienable que debe jugar con las otras en armonía y sólo teniendo en cuenta la salud del organismo social".

"La primera encarnación del peronismo".
"Te diría que todo planteo teórico, al adaptarse a una realización práctica, sufre necesariamente algunas limitaciones y modificaciones impuestas por la materia real y viva en que una idea quiere hacerse carne. Las marchas, contramarchas, ratificaciones y rectificaciones que los pueblos marxistas vienen cumpliendo desde hace medio siglo, no son otra cosa que tentativas de adaptar un "complejo ideológico" a una realización concreta y, a mi entender,la duración extrema de ese proceso responde a fallas de la teoría en sí. En el caso del "justicialismo", con abstracción de sus de sus muchos aciertos y sus muchos errores, se logró lo más grande que podía conseguirse entonces; el esclarecimiento y puesta en obra de una "conciencia nacional y popular". Se logró, en suma, convertir una "masa numeral" en un "pueblo esencial", hecho que tuvo, tiene y tendrá consecuencias muy previsibles. Fácil es advertir que desde 1955, con ausencia del justicialismo, esta nación es ingobernable como no sea por la polícía o la "metapolicía", término que acabo de inventar. Entre los errores del justicialismo en su primera encarnación, no pocos se redujeron a "exteriorizaciones irritantes" que se debieron y pudieron evitar. Su mayor error, a mi juicio,fue el de haber realizado una revolución "a medias"; una revolución debe ser integral, porque, si se hace a medias, en la otra mitad no tocada subsisten los anticuerpos que la derrotarán al final. Y lo comprobamos en 1955".
"Como a otros compañeros, no me tomó por sorpresa: era una "contrarrevolución" a una revolución que no se había defendido..."


SIN PALABRAS... Roque Paz.

1 comentario:

  1. Excelente Leopoldo y su vision del Justicialismo y la tercera via, estoy releyendo Adan Buenosayres (se los recomiendo fuertemente) y cai a este blog de casualidad. Sigan asi compañeros,excelente todos los articulos abrazo. Pato, Belgrano.

    ResponderEliminar